PRECONCEPCION
TuWeb
MIS AFICCIONES
PRECONCEPCION
ALGUNOS BEBES
Mi currículum
MI HOJITA DE VIDA
Mis enlaces
 
PRECONCEPCION

El nacimiento de un bebé es un cambio radical en la vida de los padres, por esto es importante que estén muy conscientes de las razones por las cuales quieren tenerlo. Su objetivo primordial debe ser el convertirse en padres y tener un bebé para darle todo su amor.

Será necesario que le abran un espacio en sus vidas, que estén dispuestos a cambiar el ritmo al que están acostumbrados, en ocasiones a sacrificar sueño y diversiones por cuidarlo y sobre todo a disfrutar el hacerlo, ya que aunque un bebé demanda de muchos cuidados también da enormes satisfacciones.
Les recomendamos como pareja platicar mucho respecto a la paternidad, lo que espera el uno del otro, la forma en que quieren educar a su bebé, etcétera. También que estén conscientes de que entrarán a una dinámica diferente en la que los dos requerirán del apoyo y comprensión del otro. En la medida en que sientan que el tener un bebé es tarea de los dos podrán hacer del embarazo y nacimiento de su bebé un proceso maravilloso.

Una vez que le hayan abierto un espacio en sus vidas a su bebé dejen que la naturaleza se encargue de lo demás, no quieran forzar las cosas ni lograr un embarazo en determinada fecha, por que no todo depende de ustedes y obsesionarse puede traer consigo muchas frustraciones.



Foto
Foto
Foto

SU GESTACION

La primera semana corresponde, en realidad, a su período menstrual esto es porque la fecha de parto estimada se calcula desde el primer día de su último período menstrual.
Es al fin de la segunda semana que el espermatozoide fecundará al óvulo.
Semana 3 en esta semana el bebé ya está creciendo y desarrollándose. El óvulo fecundado pasa por un proceso de división celular que continúa dividiéndose a medida que se desplaza por la trompa de Falopio hacia el útero. Ciertos nutrientes, como ácido fólico, proteínas, calcio y hierro, son esenciales para la nutrición del bebé. El suplemento de ácido fólico es ideal que se haya comenzado a tomar antes de la concepción. Al final de esta semana, el blastocito se adhiere al endometrio, que es la pared del útero. Este proceso se denomina “implantación”. La implantación en el útero es una conexión esencial, ya que el endometrio proporcionará nutrientes al embrión en desarrollo y será el encargado de eliminar desechos. Con el tiempo, esta zona de implantación se convertirá en la placenta.
En la cuarta semana del embarazo, el embrión consta de dos capas de células (el epiblasto y el hipoblasto) que se desarrollarán hasta formar los órganos y las partes del cuerpo del bebé. En esta semana también se desarrollan el amnios y el saco vitelino. El amnios contiene el líquido amniótico, recubrirá y protegerá al embrión en desarrollo y el saco vitelino producirá sangre y ayudará a alimentar al embrión hasta que la placenta lleve a cabo esta función.A partir de la semana 5 el tubo neural, que posteriormente formará la médula espinal y el cerebro, recorre al embrión de arriba abajo. Un bulto en el centro del embrión se convertirá en el corazón del bebé. En este momento se forma la placenta. Es a través de la placenta y de sus prolongaciones llamadas “vellosidades coriónicas”, que el embrión recibe nutrientes de la madre.
En la semana 6, el cerebro y el sistema nervioso del bebé se están desarrollando. También comienzan a desarrollarse las vesículas ópticas, que luego formarán los ojos, como también los conductos que constituirán el oído interno. El corazón comenzará a latir durante esta semana y es posible que pueda detectarse con una ecografía. También empezarán a formarse los aparatos respiratorio y digestivo. Es durante esta semana que se originan pequeñas protuberancias que crecerán hasta formar los brazos y las piernas. En esta semana el bebé sólo mide de 2 a 5 milímetros.
En la Semana 7 En esta seman se forma un tapón mucoso en la abertura del conducto cervical, que lo cierra para proteger al útero. También se forma el cordón umbilical que será la conexión del bebé con la madre. Este le permitirá suministrarle oxígeno y nutrientes, además de permitir la eliminación de desechos.
Es durante la semana 8 que los dedos comienzan a formarse y los brazos hasta pueden flexionarse.
La cabeza del bebé, ha estado creciendo y es bastante grande en comparación con el resto del cuerpo, el bebé mide unas 16 milímetros pesa unos 3 gramos. El extremo de la nariz se ha desarrollado. Se han comenzado a formar los párpados. El aparato digestivo continúa desarrollándose, se está formando el ano y los intestinos aumentan su longitud. Además, los órganos reproductivos, como los testículos y los ovarios, comienzan su formación.

En la semana 10, todos los órganos vitales del bebé se han formado y han comenzado a funcionar juntos. Se forman las pequeñas protuberancias dentro de la boca que crecerán hasta formar los dientes, y en el caso de que el bebé sea un varón, comenzará a producir la hormona masculina testosterona. Es muy poco probable que las anomalías congénitas se produzcan después de esta semana. Esta semana también marca el final del período embrionario. En general, el embrión tiene ahora un aspecto humano y recibe el nombre de feto.

A partir de la semana 11, y hasta la semana 20, el bebé aumentará su tamaño. El desarrollo continúa, las orejas se colocan en su posición final, a ambos lados de la cabeza, la cabeza del bebé es muy grande en comparación al cuerpo.
Los genitales externos de los varones y las mujeres son bastante similares en apariencia hasta el final de la semana 11. La diferencia será muy marcada en la semana 14.

Cerca de la semana 12 las uñas de los dedos de los pies y de las manos comienzan a formarse. Las cuerdas vocales se forman durante esta semana.Los riñones comienzan a funcionar y los intestinos se ubicarán en el abdomen

Al comenzar la semana 13 la placenta está desarrollada y proporciona al bebé oxígeno y nutrientes, además de permitirle la eliminación de desechos. La placenta también produce hormanas importantes para el embarazo.
En la semana 14 los genitales del bebé se han desarrollado completamente, pero es difícil que se puedan ver en una ecografía. Se comienzan a producir las hormonas tiroideas en el bebé. Al rededor de la semana 15 las orejas del bebé casi han llegado a su posición final, la estructura ósea del bebé continúa desarrollándose. El desarrollo de los músculos también continúa y es probable que el bebé esté realizando muchos movimientos.
A partir de la semana 16 el desarrollo de los músculos faciales ya le permite realizar una variedad de expresiones como fruncir el ceño.

El bebé todavía es muy chiquito, sólo mide 13 centímetros y pesa 140 gramos. Hasta este momento, los huesos del bebé se habían estado formando pero aún eran blandos, ahora comienzan a endureserse. En la semana 19 comienza la formación de tejido adiposo que ayudará a mantener la temperatura del bebé después del nacimiento.
Debajo de la vérnix caseosa (una capa protectora cerosa) la piel se está haciendo más gruesa y forma capas. También continúa el crecimiento de las uñas y del cabello.


Aproximadamente en estas semanas las papilas gustativas comienzan a formarse en la lengua y las terminaciones nerviosas y el cerebro se han desarrollado lo suficiente para que el feto pueda sentir el tacto. El bebé comienza a experimentar con su nuevo sentido chupándose el dedo.
El sistema reproductivo del bebé continúa desarrollándose también. En los varones, los testículos han comenzado a descender del abdomen; en las mujeres, el útero y los ovarios ya están en el lugar adecuado y la vagina se ha formado totalmente.
Es posible que se sientan movimientos más bruscos por parte de la madre ya que el bebé se mueve intensamente
Los pulmones del bebé están desarrollando la habilidad de producir surfactante, una sustancia que hace que los alvéolos pulmonares se mantengan armados y no se peguen cuando exhalamos.


La audición del bebé ha continuado su desarrollo y el niño es capaz de escuchar su voz. A esta altura del embarazo, la madre puede tner sensación de acidez o gastritis. La hormona progesterona no sólo vuelve más lenta la digestión, sino que se afloja la válvula de entrada al estómago y no puede cerrarse bien, los ácidos del estómago ascienden hasta el esófago y esto ocasiona el reflujo. El aumento del tamaño del útero presiona aún más el estómago en los últimos meses del embarazo. Las madres con este problema debería probar a comer porciones pequeñas con frecuencia.
En la semana 27 el bebé ya tiene un aspecto similar al que tendrá al nacer, es más delgado porsupuesto. Los pulmones, el hígado y el sistema inmunológico todavía tienen
que madurar, pero si naciera a esta altura podría sobrevivir.

El bebé continúa aumentando de peso y generando más capas de grasa, esto hace que tenga un aspecto menos arrugado. Para poder respirar por sí mismo después del parto, el bebé imitará los movimientos respiratorios, hasta tendrá hipo, que se podrá sentir como temblores rítmicos en el útero.
A esta altura del embarazo el bebé está orinando varias tazas de orina por día en el líquido amniótico. También está tragando líquido amniótico.
Es posible que las glándulas mamarias de los pechos de la mamá ya hayan comenzado a producir calostro, una leche espesa y amarillenta, que brinda calorías y nutrientes al bebé durante los primeros días de vida.
Durante estas últimas semanas antes del parto, los miles de millones de neuronas del cerebro del bebé lo están ayudando a aprender sobre el ambiente dentro del útero. El bebé puede oír, sentir y hasta ver algo. Los ojos del bebé pueden detectar la luz y las pupilas se pueden contraer o dilatar como respuesta a la luz. Al igual que un recién nacido, duerme la mayor parte del tiempo. Los pulmones del bebé ya casi están completamente formados. La grasa continuará depositándose en el cuerpo del bebé para protegerlo y abrigarlo. Los bebés aumentan considerablemente de peso en las últimas semanas antes del nacimiento.
En la semana 34 la mayoría de los bebés ya se encuentran en posición para el parto.
Para la semana 35 el bebé ya pesa unos 2,4 Kg, pero durante esta semana comienza un período de rápido aumento de peso. A causa de su creciente tamaño, el bebé está algo apretado dentro del útero. Esto hace que los movimientos fetales disminuyan. La dilatación del cuello del útero comienza aproximadmente en la semana 36, el bebé se ha encajado en la pelvis preparándose para el parto.

En la semana 37 al bebé se lo considera a término. Todavía no ha dejado de crecer. Después de esta semana la madre puede perder el tapón mucoso que selló el útero. El tapón mucoso puede perderse unas semanas, días u horas antes del parto.
Dado que el bebé está encajado en la pelvis, la madre tendrá la vejiga comprimida y sentirá ganas de orinar muy seguido.
En la semana 39 la mayor parte de la vérnix que cubría la piel del bebé ha desaparecido. La madre le ha suministrado anticuerpos al bebé a través de la placenta, que ayudarán al sistema inmunológico del bebé a luchar contra infecciones en los primeros meses de vida.
La ruptura de la bolsa de líquido amniótico, puede ocurrir en cualquier momento. A muchas mujeres recién se les rompe la bolsa en el momento del parto. A otras, el médico tiene que romperles la bolsa para poder comenzar el parto o para acelerarlo.
Los bebés que nacen en la semana 40 pesan, en promedio, 3,3 Kg y miden unos 51 centímetros. Los recién nacidos, por lo general, tienen la cabeza deformada temporalmente, por haber tenido que pasar por el canal de parto. Esto se les pasa algunas horas o días después del parto.
La primera etapa del parto consiste en contraer el útero a intervalos regulares. La segunda etapa del parto es cuando se puja para hacer pasar al bebé por el conducto vaginal para que el bebé salga de la madre. La tercera etapa es cuando se expulsa la placenta.
Si pasa más de una semana de la fecha estipulada de parto y el bebé no nace, se realizará una prueba, que controla el ritmo cardíaco y el movimiento fetal, para asegurarse de que el bebé esté recibiendo el oxígeno necesario y que el sistema nervioso responde correctamente. Si el trabajo de parto no progresa el médico inducirá el parto rompiendo las membranas o administrándole la hormona oxitocina u otra medicación.



ESCRÍBEME:
Me interesa tu opinión